Os dejamos unas leves pinceladas de las opiniones vertidas por los contertulios sobre el tema.
Se resaltó la idea de que Unamuno es el prototipo de intelectual comprometido y que fue un político atípico.
Su interés por la política le viene de familia, por su tía abuela y por su padre que eran militantes del partido liberal.
En la vida de Unamuno impera la libertad de pensamiento. En un principio fue antimonárquico, después se inclina hacia un monarquismo suave con el joven Alfonso XIII, después se hace republicano hasta la médula como reflejan sus escritos hacia Alfonso XIII, MArtínez Anido y Primo de Rivera.
Unamuno dirá: Yo no soy republicano, nunca lo he sido pero pertenezco a la gran familia liberal.
El sentimiento republicano lo mantendrá hasta muerte, aunque hay un mito que dice que fue un gran traidor a la República.
Unamuno iba con los tiempos, donde había una causa que defender ahí estaba él.
Participó en huelgas obreras, Campañas agrarias, iba acompañado en sus viajes por catedráticos amigos, siendo firme defensor de la clase obrera, por ejemplo estuvo en contra de la carestía de los productos de primera necesidad.
Una de las conclusiones es que adquiere un firme compromiso con la sociedad que le tocó vivir.

Print Friendly, PDF & Email