Homenaje a Unamuno. 31 de diciembre

El domingo 31 de diciembre, un año más se procedió al emotivo Homenaje sobre la muerte de Miguel de Unamuno. Para la Asociación es un gran honor la organización de dicho acto y colaborar en el mismo con el Ayuntamiento de la ciudad.

Bajo la dirección de Luis Gutiérrez Barrio, Secretario de la Asociación con  guión de  Francisco Blanco Prieto, Presidente de la Asociación Amigos de Unamuno. La presentación del acto estuvo a cargo de Elena Díaz Santana, vocal de la Asociación. Intervinieron en las lecturas: José Mª- S. Terrones, Manuel Andrés, Féliz Nieto y Ángel Rufino. Tuvimos la suerte de poder asistir al estreno absoluto de la musicalización de un fragmento del poema de Unamuno: "Mi Salamanca"  compuesto por Manuel Rico Gómez e Interpretado por la soprano Amparo Mateos acompañada por la Banda Municipal de Música de Salamanca bajo la batuta de Mario Velcher.

Guión íntegro del acto

ACTO DE HOMENAJE A UNAMUNO 

CLAUSURA VIII CENTENARIO DE LA UNIVERSIDAD DE SALAMANCA

Francisco BLANCO PRIETO

Domingo, 31 de diciembre de 2018


PROTOCOLO

Interviene la banda de música para congregar a los asistentes, en espera de que lleguen las autoridades.

La Presentadora, Elena Díaz Santana, presenta y da paso al acto.

Breve transición musical hasta que el pregonero y los dos actores se coloquen  en escena (25 segundos)

Pregón.

Interviene el rapsoda recitando “Guardamos su memoria”.

Interviene el actor 1.

Interviene el rapsoda recitando “El Concejo clausura con honor”

Interviene el actor 2

Interviene la soprano cantando “Alto soto de torres”

Presentadora anuncia la ofrenda floral.

Acto de la ofrenda floral acompañado del himno nacional.

La presentadora cierra el acto, advirtiendo sobre los marcapáginas que van a entregarse, agradeciendo la presencia a los asistentes y anunciando la finalización del acto.

ESCENIFICACIÓN

El pregonero y los dos actores estarán fuera de la vista del público, al fondo. La banda de música en su lugar de siempre. El rapsoda y la soprano con la banda. Un atril y un micro para ellos. Rapsoda vestido de negro

El pregonero irá vestido de charro. Los dos actores con toga, muceta, birrete… de doctores de la Universidad. Uno con los colores de una facultad de letras y otro con los de ciencias.

La banda de música interpretará las piezas que el Director estime oportunas hasta la llegada de las autoridades.

Una vez colocadas las autoridades, cesa la música y a una señal de Paco Blanco  interviene la presentadora.

INICIO DEL ACTO:

ELENA:

Ilustrísimo Señor Alcalde, Rector Magnífico, autoridades, consocios amigos de Unamuno y salmantinos aquí reunidos.

El Consistorio de Salamanca nos congrega un año más frente a la casona deshabitada donde vivió Unamuno y murió en la fría sobremesa del 31 de diciembre de 1936, bajo el torreón ursulino y junto al broncíneo farallón nervudo de Pablo Serrano, para homenajear a nuestro vecino más ilustre, concejal, alcalde honorario, diputado nacional, maestro, rector vitalicio, protagonista de la sociedad salmantina durante 45 años y más alto intelectual que ha tenido la Universidad salmantina en sus ochocientos años de historia.

Por cuarto año consecutivo, el Ayuntamiento ha concedido a la Asociación Amigos de Unamuno el privilegio de participar en este homenaje a don Miguel, quedando reconocidos por ello, con la misma gratitud que el espíritu de Unamuno se complació con la restitución del acta de concejal y el nombramiento de hijo adoptivo de la ciudad, otorgado en su momento por un Consistorio presidido por quien, hasta hace pocos días, fuera nuestro alcalde, Alfonso Fernández Mañueco.

La Universidad que Unamuno dirigió durante diecinueve años ha celebrado, en el año que hoy termina, sus ocho siglos de historia, recordándolo como un gran maestro del Estudio, junto a Fray Luis, Brocense, Vitoria, Nebrija, Galindo, Soto, Medrano, Azpilicueta, Salinas, Villarroel,  Cano, Torrero, y tantos otros sabios que en la Universidad han sido, desde que el rey Alfonso IX de León fundara el Estudio General en 1218.

Permitamos hoy que sea Unamuno quien cierre la histórica efemérides celebrada por todos los salmantinos, invitados por la Universidad que nos ilustra y el Consistorio que nos rige, con este sentido homenaje escenificado por Ángel Rufino de Haro (El Mariquelo), Manuel Andrés Sánchez, Félix Nieto y el rapsoda José María Sánchez Terrones. Cerraremos, para dar paso a la ofrenda floral, con el estreno absoluto de la musicalización de un fragmento del poema de Unamuno “Mi Salamanca” compuesto por  Manuel Rico Gómez, que será interpretado por la soprano Amparo Mateos, acompañada por la Banda Municipal de Música de Salamanca bajo la batuta de Mario Vercher.

La dirección es de Luis Gutiérrez Barrio, con guion de Francisco Blanco Prieto.

Música, cuando esté finalizando la pieza musical (25 segundos) y a una orden del Director de la Banda, hacen su entrada solemne el pregonero y los dos actores. La música debe cesar una vez colocados los tres en su lugar de representación, que será delante de la estatua de Unamuno. El pregonero algo más adelantado, en la parte empedrada. Los dos actores sobre el parterre uno al costado del otro.

Termina la música.

El pregonero anuncia el pregón haciendo sonar la trompetilla.

Desenrolla el pergamino del pregón y lee

PREGONERO. Ángel Rufino.

De orden del señor alcalde de esta culta, noble, leal y acogedora ciudad de Salamanca, a vecinos y foráneos, se hace saber: que a las doce horas nocturnas del día de hoy clausura la Universidad ochocientos años de historia e inicia su novena centena de sabia vida, esperando que los vínculos fortalecidos entre el Consistorio y el Estudio durante su octigentésimo aniversario, sean tan luengos, firmes y fructíferos, que merezcan premios, distinciones y honores, para beneplácito de vecinos, enriquecimiento mutuo y paz intramuros, como deseó el rector que habitó esa casa, hasta la tarde en que fue llamado a descansar en el pecho del Padre Eterno, junto a los maestros que han dado lustre, honra y prez a nuestra Mayor Escuela y ciudad, haciendo indisoluble la unión del escaño y la cátedra. Aprovechemos la ocasión que nos brinda la historia para mostrar el cariño, la gratitud y la admiración de la ciudad de Salamanca a su Estudio, que nos impulsa y sitúa en la vanguardia del pensamiento.

Dado en Salamanca, el día último del año de gracia del Señor de 2018.

(El pregonero hace sonar de nuevo la trompetilla, que dará paso a la música. En esta ocasión de fondo)

J.Mª SÁNCHEZ TERRONES:

Guardamos su memoria,

diciendo a todos que fue,

Unamuno, alma de Escuela,

edil municipal,

alma en bandolera,

conciencia del pueblo

y espíritu rebelde,

que vive entre nosotros

como recuerdo esperanzado

de un mundo más culto,

veraz y honrado.

 (Al finalizar el rapsoda, sube un poco la música y finaliza) 

MANUEL ANDRÉS:

Desde la celeste bóveda salmantina que el artista Fernando Gallego eternizó con sus pinceles en el patio de Escuelas Menores, álzase don Miguel espada en mano montado en cuadriga por encima de los cuatro vientos, cual arcángel San Miguel libertador, removiendo conciencias y gritando a las constelaciones su verdad por encima de la paz.

Sin abandonar la cátedra, alcanzó Unamuno el escaño parlamentario y la sede municipal; en el Paraninfo universitario dio cobijo intelectual a obreros, comerciantes y campesinos; con libros a la espalda recorrió las tierras de España peregrinando entre los renglones; con la pluma dejó su testimonio vital y personal entrega a la cultura; y con sus pies de andariego soñador, caminó con Cervantes por nuestras calles hasta enhechizarse gustando la apacible vivienda salmantina.

(Música de fondo) 

J.Mª SÁNCHEZ TERRONES:

El Concejo clausura con honor

eventos del octavo centenario

pidiéndonos en este aniversario

escuchar las palabras del rector.

Insobornable verbo agitador

de conciencias, y ejemplo necesario

en concejo, claustro y santuario

como edil, maestro y orador.

Oyendo sus palabras advertimos

que sin respeto no habrá civilidad

que política es servir a los vecinos

que no es despacho la Universidad

que criticar mejora los destinos

y que no habrá sosiego sin verdad.

 (Sube la música y finaliza) 

FÉLIX NIETO:

Cerramos el centenario año, logotipo octogenario en la solapa, recordando las decenas de retratos unamunianos que han sobrevolado la ciudad al soplo de pinceles y gubias, sobre lienzos, maderas, piedras y arcillas. Se hizo en estos meses teatro unamuniano La Abadía con José Luis Gómez; fue don Miguel biografiado en cine por la cámara de Amenábar; transformóse en arpegio con la sinfónica televisiva; depositó sus primeras cartas en la universitaria Casa de Francisco Solís; cantó la ciudad a coro con el Nobel Dylan, Serrat, Sabina, Casal y Mercé; ha caminado Unamuno con nativos y foráneos por la ruta salmantina que lleva su nombre; se añadió su espíritu al cortejo académico de la Magna Charta Universitatum con rectores de todo el mundo; y se eternizará junto al rey Alfonso IX en el pabellón de Petrineros del ágora salmantina, cuadrilátero irregular, pero asombrosamente armónico, como fue definida por el maestro.

Venció Unamuno con su sabiduría y nos convenció su compromiso; venció la civilidad ejercida por él y nos convenció su ejemplo; venció y convenció en el Paraninfo; vencieron sus argumentos contra la incivil barbarie y convenció su dolor ante la España que agonizaba a sus pies en esa casa, hace hoy ochenta y dos años, haciéndonos saber que para vencer es preciso convencer cuando se aspira a victoria duradera.

(Empieza la música de la pieza final. Hay que dejar un margen de 25 segundos para que retiren el pregonero y los dos actores)

 AMPARO MATEOS:

Alto soto de torres

dorada por rayos

al ponerse el sol

entre encinares.

Bosque de piedras

que arrancó la historia

a las entrañas

de la tierra madre.

Remanso de quietud

Yo te bendigo

¡mi Salamanca! 

(Al finalizar la música, esperar a que  cesen los aplausos y Elena da paso a la Ofrenda Floral)

OFRENDA FLORAL

ELENA: A continuación el ilustrísimo Sr. Alcalde don Carlos García Carbayo y las hijas de Tina Martín y Pepita Mena, concejalas del Ayuntamiento de Salamanca y mujeres muy comprometidas con el movimiento vecinal, fallecidas a lo largo de esta legislatura, rendirán homenaje al salmantino hijo adoptivo que nos congrega, dejando a los pies de su estatua una corona de laurel en nombre de la ciudad, el día que se cumplen ochenta y dos años de su muerte, cerrando con este recuerdo al rector, catedrático, concejal y alcalde honorífico, los actos conmemorativos del VIII Centenario de nuestra gloriosa, noble y sabia Universidad.

(Traslado y colocación de corona Alcalde y las hijas de Tina Martín y Pepita Mena. mientras suena el Himno Nacional)

 CIERRE

Siguiendo la tradición, se entregarán a continuación marcapáginas como recuerdo del acto.

Gracias a todos por su presencia. El acto ha finalizado.

Ver marcapáginas conmemorativo

Unamuno y el Mundo Anglosajón – Homenaje floral

  • Conferencia: Unamuno y el Mundo Anglosajón

Desde muy joven Miguel de Unamuno sintió interés por otras culturas del norte de Europa. De su Epistolario se desprende que aprendió inglés, leyendo y traduciendo textos en esa lengua. Siendo esta una forma de comprender mejor el espíritu de un pueblo. De esta misma forma se acercó al estudio de otras lenguas como el alemán.
Unamuno expresó en más de una ocasión que le gustaba más el espíritu británico que el germánico, al que definía como más militarista.
Se declara entusiasta del pueblo inglés y resalta la superioridad anglosajona en todos los órdenes.

En cuanto a las influencias de D. Miguel, sabemos que los románticos ingleses, dejaron amplia huella en él.
Cualquier verso suelto de uno de sus poetas, produce en Unamuno un chispazo de inspiración que le lleva a escribir.
En su obra “Rosario de sonetos líricos”, podemos rastrear y seguir la huella de Shakespeare.
Entre los escritores más leídos por Unamuno podemos citar a Shelley que era para él, el mejor poeta Romántico, también Wells, quien visitó España en varias ocasiones, siendo posible que ambos escritores coincidieran en la Residencia de Estudiantes en Madrid, o Chesterton, que escribió un libro sobre la barbarie, que fue prologado por Unamuno. Así mismo el escritor inglés, quedó impresionada tras la lectura de “La vida de D. Quijote y Sancho”.
Es significativo resaltar que “Del sentimiento trágico de la vida” está lleno de versos inspirados en escritores ingleses como: Shakespeare, Cooper, Lord Byron entre otros.
Obras como Hamlet, Otelo o Macbeth de Shakespeare, fueron leídas y estudiadas por Unamuno con detenimiento.
Para concluir se puede decir que la obra de Miguel de Unamuno es un andamiaje de erudición bajo la vertiente anglosajona.

 

  • Homenaje floral

Como en años anteriores se procedió a la ofrenda floral, en el Palacio de Anaya. En esta ocasión la depositaron Elena Diaz Santana, Luis Gutiérrez Barrio y Pilar Hernández Romeo. El discurso fue de Jesús Málaga y contamos de nuevo con el honor de estar acompañados por el Coro Salinas.

 

  • Comida de fraternidad

Finalmente después de una mañana intensa nos reunimos y compartimos  una agradable comida.

Celebración del 29 de Septiembre en homenaje a Miguel de Unamuno

Ofrenda Floral ante el busto de Victorio Macho.

Luis Andrés Marcos,  vicepresidente de la Asociación de Amigos de Unamuno, pronunció unas entrañables palabras ante el busto de D. Miguel. La ofrenda floral la realizó  Pilar Hernández Romeo, miembro de la junta directiva.

En el acto pudimos escuchar el “Gaudeamus igitur” en las voces del coro Salinas, voces que ponen emoción y solemnidad en ese momento tan especial para todos los unamunianos.

Os dejamos unas líneas de lo que fue el discurso para homenajear a D. Miguel, en día tan señalado.

Discurso de Luis Andrés Marcos

HOMENAJE FLORAL

/…/

Según se me alcanza ahora, después del tiempo, toda obra de escritor veraz, auténtico y original es un encargo para sus lectores, que podemos ser todos nosotros. Y en lo que no cabe ninguna duda es que Unamuno posee en sumo grado estas tres señaladas particularidades. Pero si su obra es un encargo para todo lector, para nosotros, sus amigos, es un cargo que nos co-rresponde atender. Yo veo un encargo cuando Unamuno escribe para nosotros estos versos y nos dice:

El alma que aquí dejo

un día para mí se irá al abismo;

no sentiré mis cantos;

recogeréis vosotros su sentido.

Descubriréis en ellos

lo que yo por mi parte ni adivino

ni aún ahora que me brotan;

veréis lo que no he visto

en mis propias visiones (Poesias,1907).

Estos contraluces (que no contradicciones) es lo que a mí me parece más fascinante en la obra de Unamuno. Lo que nos está diciendo es que nosotros descubriremos el sentido de sus cantos, porque los cantos sencillamente le brotan y él no adivina el porqué; por eso termina diciendo que nosotros veremos en sus propias visiones lo que ni él mismo ha visto. Pues bien, ahora yo me tomo el atrevimiento, no exento de una cierta inseguridad y temor, de aprovechar este Homenaje floral  para contaros con brevedad, la  visión que he visto en una de sus visiones.

Su visión estaría en estos versos suyos:

Huye la luz y busca en el secreto

del tenebroso asilo

/…/

para tus ansias un lugar tranquilo

donde en íntima paz, sin sobresaltos

te abreves en la fuente de la vida

siempre florida,

y  bebas la verdad

que a oscuras fluye de la eternidad (Poesías, 1907). 

A un libro, (lo mismo que a una persona) se le comprende al entenderse con él sobre el asunto de que se habla. Y aquí se habla de la visión de una VIDA SIEMPRE FLORIDA. Se me ocurre que no es tan trágico Unamuno como se suele oír con tanta frecuencia.

/…/

En la visión de la vida florida nuestro corazón necesita primero agua y después no tanta luz. “No busques luz, mi corazón, sino agua de los abismos”…, revela el poeta Unamuno. Buscamos la luz de forma compulsiva y huimos de la oscuridad. Pero para la vida floreciente el corazón busca agua en lo soterraño. Y como las plantas recoge su sabia del fondo oscuro de la tierra. De sus entrañas. En esta visión unamuniana, de la vida florida, la verdad no es una representación objetiva de lo que vemos ante nosotros, sino que solo hay verdad si nuestro corazón busca en lo oscuro las fuentes de la vida. Agua, y no tanto y únicamente luz, que Unamuno identifica con la claridad que nos da la razón cientificista que, al explicar todo, mata la vida porque cree poder convertir lo invisible en visible. Pero si la razón tiene su origen en la claridad, la vida tiene su origen en lo oscuro, en las entrañas de nuestras madres y en el seno magnánimo de la madre tierra. Este mirar desde lo oscuro ha sido muy bien percibido, según creo, por Victorio Macho, pues ha recreado en el busto que esta sobre nosotros, la figura de Unamuno como una cabeza de búho mirando fijamente hacia abajo como auscultando  lo oscuro, la tierra, desde sus pupilas hundidas en sus órbitas pero que brotan desde su “adentro”, desde su propia intimidad.

/…/

La visión de la vida floreciente, es el trato más verdadero en que podemos reconocernos como hombres de carne y hueso. Como verdaderos seres humanos. Porque una vida florida, es vivir y escuchar toda vida que se ofrenda como amor al hombre concreto.  Somos seres nacidos en la opacidad del simple brotar y nuestra tarea es ir desvelando nuestro propio ser añadiéndole toda vida florecida para lo humano que se nos presente. En eso radica el valor de la persona, en que un vez que nos nacen tenemos la tarea de que nuestra vida sea el gozo y la plenitud de haber hecho de ella una vida florida para uno mismo y los demás.

A la vista de todos está que somos hombres en los que  aún no ha florecido lo humano. Y para descubrir lo humano no basta la luz, sino que hay que ahondar en las aguas soterradas para encontrar nuestras raíces profundas y ocultas en la tierra que nos entregó el brotar.  En este busto, esa cruz sobrepuesta en su corazón, a petición propia, tal vez quiera significar que una vida florida admite todo sueño que sea humano, incluso el sueño de la eternidad. Porque el agua escondida bajo la tierra cae del cielo. La obra de Unamuno está pensada, según creo,  para un florecimiento de lo humano, porque abreva en las fuentes de una vida florecida y bebe “la verdad que a oscuras fluye de la eternidad”.

/…/

Se trataba de dar sentido a este Homenaje floral a Unamuno en el día de su nacimiento. Sea este centro floral un reconocimiento a su vida florida, que tanto ha ayudado a muchos y puede ayudar a la nuestra. Y a la vez sea un símbolo de esperanza de que la vida de cada uno de nosotros también pueda llegar a ser una vida floreciente.

Salamanca, 29 de Septiembre de 2017.