El 25 de septiembre, se celebró en la biblioteca de la Casa de Las Conchas, con gran afluencia de público, nuestra tertulia bajo el título de “Homenaje Nacional”, que no es otro que el que se le tributó a Unamuno tras su jubilación, los días 29 y 30 de septiembre de 1934.
Nuestro presidente Francisco Blanco, en su libro “Unamuno, profesor y rector de la Universidad de Salamanca”, recoge en el capítulo titulado Homenaje Nacional, cómo fue este homenaje, cómo se gestó y los detalles del mismo.
Recojo del libro de Francisco Blanco, fragmentos que arrojen luz sobre esta importante efeméride.

“El proyecto de rendir a Unamuno en homenaje nacional propuesto años atrás por un grupo de amigos en el café Novelty, se hizo realidad de la mano del ministro de Instrucción Pública Filiberto Villalobos, el sábado 29 de septiembre con motivo de su jubilación como profesor, al cumplir ese día los setenta años de edad”.
…”Es obligado decir que no ha habido en la historia de la ciudad de Salamanca, honores y festejos semejantes a un ciudadano…”
A media mañana del día 29 llegaron a la ciudad el Jefe del Estado Alcalá Zamora y el Presidente del gobierno, Samper, acompañados de los Ministros: Pita, Villalobos, Rocha, Cid, Iranzo y Del Río, que fueron cumplimentados por el gobernador Friera, el alcalde salmantino Prieto, el alcalde de Madrid, Rico, el teniente alcalde de Bilbao, Iturrino, los diputados Gil Robles y Casanueva, los rectores de todas las universidades españolas. Añadiéndose a esta comitiva oficial, relevantes amigos de D. Miguel, como Hipólito R. Pinilla, Maura, Eduardo Ortega y Gasset, Victorio Macho, Esperabé, Borreguero, Población, José Camón, César Real, Cañozo, Gregorio Marañón y Giral.
Entre los actos oficiales cabe destacar el que tuvo lugar en el Ayuntamiento donde se descubrió una lápida en su honor, viéndose Unamuno, obligado a saludar desde el balcón consistorial, junto a Alcalá Zamora, a los salmantinos que llenaban la Plaza Mayor. A continuación se celebró un banquete de gala en la Diputación.
La Tuna Escolar salmantina estuvo durante toda la mañana alegrando la ciudad con sus cantos, se cerraron los comercios, se engalanaron los balcones, se iluminaron los escaparates, se tocaron dianas y retretas floreadas, ondearon banderas en todos los centros oficiales, vistieron de gala los militares y toda la ciudad participó en los festejos y actos sociales, religiosos y académicos que tuvieron lugar aquellos dos días.
…A las nueve de la noche, dio un concierto en la Plaza Mayor la Banda Municipal de Madrid, interpretando varias obras, entre ellas La leyenda del beso.
…Comenzaron los actos del domingo 30 de Septiembre, a las diez de la mañana con una misa en los jesuitas antes de ir al Paraninfo con togas y mucetas para el acto académico…
…Unamuno pronunció su discurso jubilar y al terminar dio lectura a unas cuartillas que a prevención llevaba, y que eran como el remate o colofón de aquel, comenzando por recordar los dolorosos sucesos del viernes de Dolores, 2 de abril de 1903, en que unos guardias civiles mataron a dos estudiantes de la Universidad.
…Al terminar su discurso, Filiberto Villalobos leyó el decreto que lo nombraba Rector Vitalicio del Estudio, firmado en ese día por el Presidente de la República.
…Concluyó el acto con unas elogiosas palabras del Presidente, Niceto Alcalá Zamora, diciendo que Unamuno representaba, lo más alto de la intelectualidad española.
Desde allí fueron todos al Palacio de Anaya, para inaugurar el busto que hizo a Unamuno en Hendaya el escultor Victorio Macho, adquirido por suscripción popular.
Luego participaron en el banquete que tuvo lugar en el mismo Palacio de Anaya servido por el Novelty.
…A las cinco de la tarde partió hacia Madrid el jefe del Estado con todo su séquito, acudiendo Unamuno por la noche a una reunión con antiguos alumnos…, donde estuvieron presentes, catedráticos de instituto y Universidad.
Finalizada esta simpática cena, Unamuno marchó a su casa para preparar el viaje que hacía al día siguiente a las Batuecas.
Hasta aquí las citas del libro de Francisco Blanco.

Esta tertulia despertó mucho interés entre el público asistente, cumpliéndose así el objetivo para las que fueron creadas por la asociación, que no es otro que cumplir con nuestro lema que es, difundir y promover la vida, obra y pensamiento de Miguel de Unamuno.

Print Friendly, PDF & Email